Seleccionar página

Qué es el iceberg de marca personal

Estoy segura de que habéis visto esto (o algo similar) muchas veces, aplicado a otros conceptos: El iceberg.

Sirve para mostrar fácilmente como, en muchos aspectos de tu vida, la parte visible, lo que aprecias tú o ven los demás, es solamente el 10%.

Sin embargo hay mucho más detrás, hay un 90% que no se ve y que sin embargo mantiene todo a flote.

Pues hoy quiero aplicar esto a la marca personal.

Primero porque me sirve para recordarte los tres pilares de tu marca personal: Autoconocimiento, Estrategia de negocio y Comunicación.

Pero sobretodo porque me sirve para que veas en qué orden debemos trabajarla.

La parte visible

En una buena estrategia de marca personal, la Comunicación se corresponde con ese 10% visible.

Por esa razón a este pilar también se le llama muchas veces Visibilidad.

Para tener una buena visibilidad debemos ser relevantes. Es decir, debemos ser visibles ante quienes nos interesan y transmitir los mensajes adecuados. Y también es importante no generar ruido innecesario al resto.

Algunas de las posibles estrategias que tenemos pueden ser:

  • Tener presencia en redes sociales.
  • Ofrecer masterclass o talleres
  • Escribir un libro
  • Participar en conferencias o congresos

No debemos olvidar el dejarnos ver. Esto puede ser muy importante tanto de cara a darnos a conocer a potenciales clientes como de cara a establecer colaboraciones.

La parte no visible

Como ya habrás adivinado, el Autoconocimiento y la Estrategia forman esa parte no visible. Pero son el 90% de tu marca.

Porque es muy difícil que si no empezamos por un análisis hacia adentro podamos definir nuestra personalidad y factor diferenciador como marca. Y si no sabemos quién somos, es muy difícil hacer cualquier estrategia al respecto.

Puedes estudiar más sobre autoconocimiento aquí

Y por descontado, si no sé quién soy, ni tengo una estrategia definida, no voy a llegar a ser visible, porque por mucho que trabaje mi comunicación: imagen, redes…si no lo estoy haciendo con un sentido, solo estaré generando ruido.

Por eso empieza por el principio y ten en cuenta estos pasos:

  • Analizar cuáles son tus fortalezas, habilidades, valores y pasiones que te hacen única y que te van a servir para diferenciarte.
  • Cuestionarte las necesidades de tu cliente y cómo vas a solucionarlas.
  • Estudiar qué quieres transmitir a los demás. Recuerda que tus futuros clientes no compran únicamente tu producto o servicio sino que compran también una emoción, una solución a un problema interno.

Y si no sabes hacerlo sola, ya sabes que puedo acompañarte a trazar bien tu estrategia para que puedas asentar las bases de tu proyecto y desmarcarte de tu competencia.